LOS SPRINTS DE LA BRUJA

08.11.07
MATADEPERA. Con esta frase en sus hojas el Mundo Deportivo, ¿O era el Dicen..? (Periódico deportivo barcelonés desaparecido) ya no me acuerdo… anunciaba que se iniciaba el Tour de Francia. En las reseñas de “Los sprints de la bruja” los aficionados al ciclismo seguíamos día a día, jornada a jornada, lo que acontecía en Francia durante su mes de julio. Una Francia tan lejana por aquellos tiempos de nosotros.


Luis Ocaña vencedor en el Tour de 1973.

Ahí, en esas páginas del periódico, podíamos seguir las clasificaciones puntualmente, eso sí de un día para el otro, nada de la inmediatez de hoy. Con lo cual la epopeya era más grande, más lejana, más mágica. Tan solo hacía unos días que habíamos terminado el cole, las vacaciones eran un tiempo magnífico para soñar, para salir a guerrear con los amigos, jugar a cowboys, perseguir niñas… y al mediodía en plena canícula, a casa. En el pueblo, cuando en las tardes de julio se oía por los portales la música de “Eurovisión” sabíamos que empezaba lo bueno. Todo el mundo a casa, a ver si hoy Ocaña le da “caña” a Merckx aunque sea por una vez.

Las letras en blanco y negro de Eurovisión y en circulo presagiaban una ventana abierta a la aventura, a la epopeya, al mundo. No en vano eran los años 60 y principios de los 70. Luego veíamos a Ocaña y Merckx luchando cuerpo a cuerpo en los pirineos o los alpes.

¿Qué era eso de los Alpes? Ah si, donde cruzó Anibal con sus elefantes nos dijeron una vez en el cole, pero que lejos estaban entonces de nuestro pequeño mundo, y seguíamos ensimismados viendo a Gimondi atacar en el Portillón, pero cuidado!!! A su rueda, Merckx, Aimar, Pingeon, Thevenet, Poulidor, Jansens, Van den Bossche y ¿Ocaña? ¿Dónde está Ocaña? ¿Y el Español de Mont de Marsan? Aaahhh… menos mal, aparece de entre la niebla con su maillot inconfundible del Bic, que respiro!!!

Todo el mundo temblando ante la Vanguard, para que no hiciera una locura bajando hacia Luchon y diera con sus huesos en el suelo, otra vez.

Al final y tras varias intentonas de Gimondi o Jan Jansens, el holandés de las gafitas, Merckx, siempre Merckx, el de amarillo con cara de malo, coronaba primero en “El Superbagnères”, una especie de La Molina que hay encima de Luchon decíamos. Y nuestro Ocaña el de mi padre y el mío, el nuestro, entraba como ayer a casi 30 segundos, mecagüen!


Eddy Merckx, el Caníbal.

Pero bueno mañana en Pau ya veremos, que se pasan una montañas durísimas con unos nombres rarísimos, y si Ocaña tiene el día…

Quedaba la esperanza de ver en las hojas del Dicen del día siguiente, en “Los sprints de la bruja” que Luis Ocaña no perdiera más de 5 minutos, porque aún quedaban los alpes de Aníbal, que eso sí son montañas, ah..! y el Puy de Dôme, que por aquel entonces era un sonido, un sueño, una ilusión, una futura gesta de nuestro campeón. No sabíamos ni donde estaba ni mucho menos como se escribía.

Luego, los amigos iban llegando a la plaza con sus bicicletas para emular lo que habíamos visto. Nuestro Portillón, nuestro “El Superbagnères” era la llegada y la rampa final de la Font en Martorelles de d’Alt… salíamos de estampida con la ilusión y la juventud a chorro, sin táctica de equipo, pero yo era Ocaña… el segundo, el héroe, el mejor, el nuestro…

Máximo Décimo Meridio

6 comentarios:

trueno dijo...

aun recuerdo ver en un reportaje como a Eddy Merx en plena ascension de no ser q puerto del Tuor un aficionado(cansado de tanto canivalismo) le propino un puñetazo en todo el estomago. creo q fue todo un ganxo de derechas como dirian los entendidos en boxeo. no se si al final gano aquel Tour!

IVANO dijo...

Ibon eres todo un nostalgico!!
Me gusta!!

rafi dijo...

yo soy de la epoca de indurain i recuedo que despues de cada etapa salia a dar rulos con mi bmx california!!
aora con los cracks de hoy tmb se sale a rodar despues de cada etapa!!
saludos!

Francisco Castaño dijo...

Pues yo soy de la época de Arroyo, Alberto Fernandez, Hinolt, de Ocaña ya no me acuerdo tanto. Lo que si que es cierto es que era un crack.
Cuando pase por Lezo, seguro que en medio de la agonía, se me escapará un saludo de tu parte. Tienes razón en lo de que es una carrera impresionante, yo la corrí hace dos años, de hecho debuté en ella y me impresionó, no por el número de atletas, si no por el público, a la vuelta colgaré la crónica en el blog.

Ya he visto por ahi abajo una foto de las vacaciones de Victor, si lo veo este fin de semana se lo comentaré.

Saludos
Francisco

trueno dijo...

yo de mi infancia ciclista reucerdo las multiples escapadas del Virenque del Festina en los pirineos, dias tras dia, etapa tra etapa. era impresionante!!

Ferran Vila dijo...

Pues mi época es la de Perico. Tengo asociada las vacaciones con el Tour, acabar de comer viendo la carrera con mi padre. Más tarde Indurain, aquí ya montaba en bici y cuando terminaba la etapa me iba para collserola con la motivación a tope...eso sí yo era Ciapuchi..que tiempos.